domingo, 16 de febrero de 2014

ALMA






Séraphine de Sentils- 


En los instrumentos de cuerda, el alma es una pieza de madera en forma de cilindro puesta dentro del instrumento y que mejora la resonancia, transmitiendo las vibraciones del puente al conjunto del instrumento.”
Hermosa la tarea de un simple cilindro. De su simplicidad dependen la obra ejecutada, el artista que la materializa y el instrumento que la hace posible.                                                            
El alma de todos los seres, animales y plantas, es como el simple cilindro, sin ella no serian posibles ninguna de la expresiones artísticas que se exteriorizan con la participación de los cuerpos.
El alma se transmite a las cosas inanimadas, reflejando en ellas todo el poder sustancial de lo animado.
El alma. Esa parte invisible tan evidente en aquellos que consiguen liberarla de las cárceles a las que se ven sometidas. Cuerpo y alma, compañeros inseparables, en lo femenino y en lo masculino, pareja inseparable condenado el uno a la putrefacción, la otra a la exportación, quien sabe a qué lugar del infinito, después de su trayectoria terrenal, debatiéndose constantemente entre el ser y no ser.
Cuerpo; contenedor de lo inmaterial, consumidor abusivo de sensaciones y apetitos. Devorador carnívoro de más cuerpos, incansable, incombustible depredador de evaluaciones. Cascara.
Alma; cilindro ecualizador que transmite las vibraciones al cuerpo, aportando y recibiendo en un reciproco intercambio todo tipo de emociones y crecimientos.  Soplo vital, impulso rítmico, estimulo que mueve lo inamovible.




Camille Claudel- El Vals-escultura



Es en el alma donde la vida se complace en ser vivida. Es en el alma donde la poesía  se abastece, donde el ruido se armoniza y el tacto encuentra el camino.
Es en el alma donde el gusto nutre el cuerpo,  la vista mira hacia adentro y el olfato descubre el germen de la lluvia.
El cuerpo vacila, cuando la carne duele, cuando el sinsabor le entumece las piernas y lo priva de su agilidad. El cuerpo renuncia a ser cuerpo, cuando la carne lo flagela, cuando pesa sobre el cuerpo que soporta el sacrificio de la existencia.
El cuerpo se queja de la mansedumbre que le decepciona, de la agitación cerebral que lo sodomiza, de su impotencia para resolverse a sí mismo, de su pereza para levantarse,   resumirse en un todo, desmontarse para recomponerse.
Es el cuerpo un ser inútil, reclamo insistente de necesidades, sujeto a un sujeto que pretende ser algo más que una pieza entre piezas semejantes.
Duele el cuerpo, pero duele más si desconoce su alma. Duele la carne y se aplaca con el silencio que brota del interior, de ese cilindro que armoniza la carne con la existencia y reconcilia la vida con la consciencia.
Es en el alma donde los buenos y malos diseños se recomponen y exteriorizan, donde crecen los propósitos con mutuo acuerdo de ambas partes, donde las madres crían a sus hijos, donde el amor se abastece para seguir siendo.
Cuerpo y alma deciden y soportan, sincronizan y separan, destruyen y recomponen, siempre entre la duda y la compensación, el equilibrio y la sinrazón.
Nadie carece de alma, pero son muchos los que la inutilizan, otros los que la ignoran, los más la esclavizan, la revenden o la manipulan.



Alice Neel- "Familia española"- Óleo


Algunos la crucifican, para saciar el miedo a perder el cuerpo; creen que la eternidad consiste en un desplazamiento donde sus posesiones serán recuperadas y por la gracia de dios seguirán viviendo  por los siglos de los siglos.
Otros esperan reencarnarse, rectificar tantas veces como sea necesario comportamientos anteriores, hasta conseguir una pureza tal que les exima de la condena a seguir siendo carne.
Otros la diseñan según sus percepciones, inclinaciones o creencias. La particularizan  de tal modo que nadie puede penetrar en ella, la seccionan en dos partes, la terrenal y la espiritual, sin tener en cuenta de que todo cambia, todo es pasajero, nada es perenne, ni en la humanidad ni en el universo.

El alma de Violeta nos dejo una estela de belleza, un fragmento de su alma, porque su alma nunca se tuvo a sí misma, siempre fue para los otros.
Cantante, escritora, compositora, escultora, pintora, tapicera. Un alma con un simple cilindro.



2 comentarios:

maria candel dijo...

Buena reflexión, Gene, eso somos, de eso estamos hechos, con eso contamos, y que difícil es armonizar esas dos partes en uno...
Besos

Carmen Troncoso dijo...

Magnifica forma de mostrarnos lo que somos y no somos, me encanta la manera en que lo expresas Gen, un abrazo feliz!