miércoles, 9 de diciembre de 2015

EL AMOR Y SUS ESLOGANS



GRACIAS POLÍTICOS,POR CONVERTIR NUESTRO MUNDO EN UN INFIERNO CON VUESTRAS RELIGIONES.

Quizás sean muchas la veces que se utiliza la palabra amor sin concentrar en ella toda la envergadura que alcanza. Diseminar en el cosmos todas sus partes aunando en una sola la voluntad y la conciencia.
Amar se diversifica en multitud de verbos, se divide en infinidad de causas,se congestiona en los excesos y se disuelve en los conceptos. No existe nada en nuestro universo que no sea digno de ser amado,ni la más insignificante piedra desprendida de la enorme roca y sentenciada a ser un simple grano de arena, puede carecer de ese sentimiento, pues en su infinita cantidad sigue siendo roca, planeta, universo.



El amor se fecundó a si mismo,en el primer momento en que apareció la vida. Antes,mucho antes de que en nuestra boca la palabra amor se materializase,antes de ser cuerpo, boca, palabra, el amor ya ejercía su influjo en todas las cosas vivas.
Degradar su sistema inmune ha sido cosa del tiempo. Manipular sus características y explotar sus beneficios ha sido cosa de las necesidades humanas en el transcurso de ese tiempo. Su eslogan es un reclamo para cualquier frase que merezca ser recordada y su imagen se materializa en un órgano interno,tal vez el mas importante,porque palpita al unisono con el universo.
Mencionar el amor no siempre es sinónimo de poseerlo, de conocerlo,de practicarlo. La boca sabe expulsar ruidos que emergen del interior,muchas veces como eructos, solo para expulsar el aire que nos molesta por dentro. El amor no entiende de marginación, ni es discriminatorio. No tiene preferencias por nivel alguno,tampoco particularidades.
El amor no es solo una pareja hombre-mujer, descendencia y genética. Marginar el resto del mundo,separarlo del amor particular es como naufragar en un inmenso mar,siempre a la espera de un rescate. Cuántas miserias serían aliviadas solo con su manifestación,cuántos suicidios morales podrían evitarse con su intervención,cuántos conflictos existenciales podrían remediarse con solo un detalle de comprensión.



Observo un mundo que acata y vive bajo el temor de los dioses, manifestando unas creencias cuyas bases están fundadas en la necesidad del amor. Me reflejo en sus experimentos, me utilizo a mi misma como un conejo de indias presto a ser un experimento para salvar a otros conejos con la misma carencia que yo. Imagino que esos dioses son la urgente medida para estabilizar el mundo, la necesidad del hombre para sentirse amado por un creador, la vacuidad del instinto primitivo elevado a un contenido más profundo,más sustancial, mas sabio, donde el amor-dios sea la causa primera ,en los animales, las plantas, los principios y las finalidades.
Desprotegido de si mismo el humano busca amparo y protección el ídolos que venera, en semejantes que idolatra,en sobornos mundanos que le evaden de su responsabilidad con su propia existencia.
El amor se exhibe en los escaparates del mundo en forma de corazones que perdieron su latido, en fracasos intelectuales vencidos y desmoralizados,en medicamentos que perdieron su efecto en enfermedades incurables.
Nada puede hacerse ni medirse sin amor. Nada puede ser resuelto sin su intervención,todas las coincidencias son propósitos, insinuaciones,alarmas que requieren nuestra atención para vivir sin mendigar, señuelos que nos desnaturalizan.
El abuso,la explotación de los medios para comercializar a costa del amor, son desavenencias con el mismo, desajustes de cuentas entre lo humano y lo irracional, ejemplos nocivos sobre la utilización de las tragedias en su nombre, un desacuerdo entre el universo y su finalidad.




Amar sin condiciones, sin promesas ni contratos. Amar por la simplicidad del ser para el ser, sin obstáculos de razas ni clases,sin distinción de causa ni genero. Amar sin verbos ni sinónimos, con la medida justa para no caer en la desproporción, convertidos en verdugos del propio amor.
Estos celebres días de la Navidad no pueden ser un pregón de indigestiones materiales, ni una excusa para sentirse bueno temporalmente. El mundo no se paraliza en sus tragedias y allí,donde la Navidad sigue siendo un réquiem,donde nuestro amor no llega, porque aún no se ha inventado el medio de locomoción que llegue hasta los corazones más carentes de amor, allí, la Navidad, es una pantomima que nada tiene que ver ni con dioses ni con humanos.
Mi corazón está al lado del vuestro todos los días, sin distancias ni proyectos.
Amaos los unos a los otros...alguien célebre dijo estás palabras,tal vez las únicas que tengan sentido en nuestra maltrecha existencia.





2 comentarios:

Carmen Troncoso dijo...

Nosotros decimos Amor del bueno, profundo tu pensamiento, un abrazo navideño para tí Teresita!

Montserrat Sala dijo...

Benvinguda al mon virtual i del pensament. (si es que n'havies sortit en algún moment). Qeu la pau i el perdó omplin el teu cor aquestos dies de Nadal. bones festes!